¿Cómo cuidar tu corazón?


La diabetes mellitus es una enfermedad que aparece cuando el páncreas
no es capaz de fabricar insulina suficiente (Diabetes Tipo 1), la hormona que recoge
la glucosa que contienen los alimentos (hidratos de carbono) que ingerimos
y permite su entrada en las células
También hablamos de diabetes, cuando la insulina no consigue actuar en el organismo, porque las células no responden a su estímulo (Diabetes Tipo 2).

Como consecuencia de este defecto, los niveles de glucosa en sangre se elevan (hiperglucemia) y esto provoca un daño en los vasos sanguíneos
y el estrechamiento de las arterias (aterosclerosis).

Por ello, las personas con esta patología tienen más riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, como la angina de pecho o el infarto de miocardio.
También puede provocar, entre otras complicaciones, ictus, alteraciones en el sistema nervioso (por ejemplo, digestivas, urinarias y en la sensibilidad
en los miembros inferiores) y dañar diferentes órganos, como los riñones o los ojos.

Causas
La diabetes puede aparecer por varios motivos, como el exceso de peso y la obesidad, la falta de actividad física o la edad (a mayor edad, mayor es el riesgo).
Los antecedentes familiares también pueden ser una causa.

¿Cómo sé si tengo diabetes?
Los síntomas de la diabetes son:

Mucha sed (polidipsia) y necesidad de orinar (poliuria)
Pérdida de peso
Agotamiento
Mucha hambre (Polifagia)
La diabetes tipo 2 puede no provocar síntomas durante años y detectarse
con un análisis de sangre casual.
Existen distintas formas clínicas de diagnosticar esta enfermedad. Por ejemplo, con una analítica de sangre en ayunas. Si los niveles de glucosa
son iguales o superiores a 126 mg/dl, existe diabetes.

Consejos para prevenir y tratar la diabetes
Sigue una dieta cardiosaludable:
Reduce al mínimo el consumo de grasas saturadas.
Consume alimentos ricos en grasas “buenas” como el pescado y utiliza el aceite de oliva como grasa principal.
Come en poca cantidad y varias veces al día.
Evita alimentos con azúcares de absorción rápida, que elevan los niveles de glucosa en la sangre (zumos de fruta, pasteles, dulces…).
Practica ejercicio de forma regular para controlar los niveles de glucosa en sangre y controla tu peso.
Medicación:
En el caso de la diabetes tipo 2, cuando la alimentación y el ejercicio no son suficientes para controlarla, se recurre a los antidiabéticos orales.
La insulina – mediante inyección subcutánea- está indicada para la diabetes tipo 1 y, en algunos casos, para la diabetes tipo 2.